viernes, 1 de marzo de 2013

Carta a mi soledad


Hoy estás conmigo hace tiempo ya, no me haces mal y tampoco me haces bien. Me das paz y no me das felicidad, por eso quiero despedirme de ti y para siempre, el problema es ¿Cómo?. Para alejarme de ti necesito de alguien más que ocupe ese lugar vacío que nunca llenaste, y no conozco a nadie.
Te aprovechas de mis desdichas hundiéndome en los mas ácidos de mis recuerdos, recuerdos agrios y sin sabores que quiero dejar en el olvido pero cuando estoy contigo, basta una palabra tuya para echarme en la cama soñoliento y meditabundo. Te aprovechas de la tristeza que siento a no tener a alguien en quien confiar, a quien amar para compartir todos mis días.
No me hace bien tu compañía, al principio te acercaste a mi prometiéndome paz, meditación y sosiego, pero te has vuelto mala y perversa. Me has entregado a muchos vicios que antes no tenía, el alcohol y el cigarrillo, y otros vicios más como el odio que siento por ti y por mí mismo. Eres muy mala consejera, hiciste que odie la compañía de personas que en verdad me querían, me estimaban, me alejaste hasta de mi familia. Yo tonto que busqué tus sabias palabras pensando arreglar mi baja autoestima, ahora me doy cuenta que solo sembraste en mi más tristeza de la que tenía cuando el amar me hacía daño.  
Te creí mi mejor amiga, y no, eres una egoísta completa, egocéntrica, acomplejada,  todos tus defectos pretendes que sean míos. Tú nunca fuiste amiga de nadie, te alimentas de la tristeza y la desgracia de los demás para sentirte plena.  
Hay soledad que te tengo como compañera en contra de mi voluntad, quiero despedirte, denunciar tus daños pero no tengo ante quien, no sé como romper tu contrato oscuro y amargo. La única forma de escapar de tus dominios es que alguien me rescate con su ternura, cariño y amor.
Vives en mi casa, comes en mi mesa, estás en mi cuarto y duermes en mi cama, con la diferencia que no te quiero más en mi vida ni en mi pesadilla. Me hago viejo al lado tuyo, estoy perdiendo mi juventud contigo, mis mejores años me lo estas quitando, y no deseo perder mi futuro. Quiero vivir, quiero sentir, quiero amar y no me importa si vuelvo a caer porque puedo volverme a levantar, porque contigo siempre estoy caído. Ahora, no perderé más oportunidades, abriré mi corazón al mundo y a la persona que me quiera, me iré con ella.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario