viernes, 21 de octubre de 2011

Prostituta, Zorra y Ramera, son sinónimos pero no son lo mismo

Para escribir este artículo, he buscado los 3 adjetivos en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española para tener una opinión más objetiva, pero solo me define concretamente el concepto de puta, y los demás adjetivos son ambiguos. Así que, me voy a basar en las expresiones coloquiales que se usan en mi tierra, las cuales pueden variar en las suyas, y sobre ellas he sacado mis conclusiones.
La prostituta es aquella que ofrece sus servicios sexuales a cambio de dinero, también llamada meretriz, puta, o trabajadora sexual. Mis respetos hacia las putas porque se ven forzadas a dedicarse a tan antiguo oficio, para llevarle el pan a sus hijos. Ellas se encuentran en las esquinas de tus calles, bares, discos, o prostíbulos (zona rosa). 

La Zorra es también una prostituta,  dama de compañía, se acuesta con el mejor postor, casi siempre trabajan con cafichos o proxenetas, en su mayoría son vedettes, animadoras, bailarinas, anfitrionas, modelos profesionales, son chicas A1, a diferencia de la puta, es que sus servicios son más caros, vende su cuerpo para llevar una vida ostentosa; le gusta las joyas, ropa y zapatos de marca, los Spa, gimnasios, los viajes, las tarjetas de crédito, carro de último modelo, un departamento o una casa en el mejor lugar de su ciudad (le gusta ser independiente), todo pagado por su mejor postor de turno. Sus clientes son gente de dinero; empresarios, políticos, narcotraficantes, artistas, gente pudiente e influyente. Estas mujeres las encuentras en el mundo de la farándula, de la TV, del arte, en zonas exclusivas residenciales, o las puedes contactar vía internet o teléfono.

La Ramera o Perra; puede ser tu amiga, tu enamorada, tu novia, tu amante o tu propia esposa. Es la mujer que disfruta tener sexo, pero la ramera disfruta tener relaciones así sea gratis, si la mantienes mejor para ella. Lo hace por puro placer con amigos, amantes, desconocidos o en orgias. Esta mujer está en su casa esperando que su conyugue se vaya, en los bares, en las discotecas, en las fiestas sociales, o en cualquier centro social donde ella puede encontrar a su amante o conocer a alguien que le atraiga y le satisfaga sexualmente, ella no le gusta la fidelidad. Hay rameras que justifican su forma de vida por despecho hacia el sexo masculino que las trataron mal y piensan tontamente que están vengándose de los hombres.


Autor: Miguel Poeta
Facebook: http://facebook.com/miguelpoeta1609
Twitter: @poeta1609

No hay comentarios:

Publicar un comentario