viernes, 13 de julio de 2012

La Ouija, juego macabro psicológico

Un grupo de jóvenes, entre hombres y mujeres, se reúnen en una casa y se disponen a jugar con la ouija para contactar a sus familiares fallecidos o alguna otra alma, rodean la tabla y los participantes colocan sus dedos sobre un vaso para invocar al supuesto espíritu, ellos hacen las preguntas y el vaso empieza a moverse contestando todas sus preguntas, habían invocado  a un espíritu maligno, terminada la sesión espiritistas, días después uno de los participantes sufre ataques inexplicables, los médicos no le encuentran nada grave, la familia decide llamar a espiritistas, chamanes y hasta un exorcistas pensando que su hija esta poseída. ¿Realmente está poseída o solo es auto sugestión, crisis nerviosa, histeria, o paranoia?


Breve historia de la Ouija

He tratado de recopilar información sobre la historia de la ouija por diversas fuentes y la verdad es que no ha sido fácil, el problema no es la información sino la calidad de los datos que se pueda recopilar, y me causa extrañeza que un tema tan polémico como la ouija sea tratado de una forma poca ecuánime, he conseguido muy poca información centrada, imparcial y veraz sobre el juego de la ouija.
La ouija es un tablero de madera formado por letras del alfabeto, los números del 0 al 9 y con las palabras SI y NO, inventada por el espiritista Elijah J. Bond a finales del siglo XIX, para contactarse con supuestos espíritus. El procedimiento del juego es el mismo señalado en párrafo inicial. Actualmente hay muchas empresas que venden estos tableros con diferentes nombres.


Este juego ha adquirido mayor fama que cualquier otro, si esto fuera real, no sería un juego,

Detrás de la Ouija

Son muchos los mitos que se han tejido sobre este tablero, mito que ha hecho muy famoso a la ouija, entre ella la posesión demoniaca. Grupo de jóvenes que aseguran  a ver jugado la ouija y luego han tenido pesadillas o ataques sistemáticos por espíritus malignos que los acosan.
Los que juegan a la ouija deben responder a lo siguiente ¿Por qué la ouija no se juega sin colocar los dedos sobre el vaso? ¿El espíritu no es tan poderoso como para mover un insignificante vaso?, si el espíritu maligno o no, es capaz de mover un vaso con tantos dedos sobre el ¿Por qué no es capaz de mover un objeto como una silla que no esté ocupada? ¿Por qué la ouija no la puede jugar una sola persona y tiene que ser entre varios?


Así como hay mucha gente que ha jugado por curiosidad también ha habido gente más lúcida para experimentar sobre la verdad o falsedad de este juego que tanto miedo causa a muchos, entre ellas tenemos los siguientes testimonios:

“En un experimento realizado por Larry Bayou, en el cual los participantes no veían las letras que señalaban, no se formó ni una sola palabra coherente en el tiempo que duró la prueba. Esto demostraría que son los participantes quienes realmente crean las palabras (ya sea de manera voluntaria o inconsciente), y que por lo tanto necesitan ver el tablero. Esto da pie a la teoría de la acción ideomotriz, es decir, el movimiento del vaso o pieza que sirva de marcador sería movida por pequeñas presiones de los dedos”

Fuente: Bulo

Y ahora llega el momento. Quizás hayáis leído hasta aquí, negando con la cabeza y haciéndonos la gran pregunta: ¿Tú qué haces, Mr. alita de pollo, rajando y desmintiendo con tanta seguridad la Ouija sin haberla probado? ¿No te quejabas precisamente de la gente que la teme sin haber jugado nunca? ¿Cómo puedes desacreditarla estando en la misma posición que ellos?
Pues precisamente porque yo sí que he jugado a la Ouija, y por eso estoy tan seguro de la gran mentira que es. Espero que este testimonio directo (que, os juro por encima de lo que más quiero, es real) os haga, si no es dejar de creer definitivamente en ella, al menos verla con un poco más de escepticismo:
Ocurrió hace unos cuantos veranos, tendría 14 o 15 años, estaba en un campamento de verano en Benissa, pasando felizmente el mes de agosto allí. Habían dos chicas de unos 16-17 años que eran fervientes defensoras del esoterismo, espíritus y, por supuesto, la ouija. Ya por aquel entonces no creía en la ouija ni en los espíritus, pero al no haberlo visto en directo, todavía tenía esa pequeña duda, ese ”¿Y si resulta ser verdad?”. Me propusieron jugar (¿cómo lo pueden llamar juego si se supone que están invocando espíritus?) esa misma noche para que lo viera con mis propios ojos, así que acepté. Más gente se sumó a la quedada, muchos de ellos temerosos de la ouija, pero la curiosidad les podía.
Llegó la noche, pasaron las 12 y los que estábamos en la tienda de campaña nos sentamos alrededor del tablero, bajo la luz de la linterna. Rocío y Natalia, creo que así se llamaban las esotéricas, sacaron un vaso afanado de la cocina y lo pusieron en el tablero, que era una hoja de papel sobre una tabla de madera. Se pusieron unos cuantos en el círculo, con los dedos sobre el vaso. En esos momentos, como todos los allí presentes (menos las dos chicas seguramente) el corazón me iba a mil por hora, y sabiendo la experiencia que iba (o creía que iba) a vivir en ese momento, estaba entre giñado y emocionado.
Aún así, los dos más escépticos de la tienda éramos yo y un chaval de 11 años, precisamente el más pequeño de la tienda de campaña, y el escepticismo no me abandonó a pesar del momento que estábamos viviendo. Les pregunté a las chicas por qué había que poner los dedos encima del vaso, que si no se podía mover solo. La excusa fue, textualmente, que ”el espíritu necesita canalizar su energía a través de nosotros”. Estaba claro que no íbamos a ver nada paranormal para reforzar la veracidad de la Ouija.
Tras unas frases de invocación que no recuerdo, aquello se empezó a mover. Los movimientos del vaso no tenían nada de asombroso, como si alguien lo moviera y los demás se limitaban a seguirle. Las chicas habían insistido en que solo había que apoyar el dedo, nada de hacer fuerza… Según las preguntas que fueron haciéndole a las chicas que movían el vaso el espíritu, resultó ser un hombre del siglo XIX. Las chicas aprovecharon para preguntarle que habían sido en vidas anteriores (si, de repente mezclaron la reencarnación, así porque sí) y el descojone fue inevitable: las dos habían sido brujas que fueron condenadas a morir en la hoguera. Que casualidad ¿eh? Ni se molestaron en soltar algo discreto no, por todo lo alto, llevaban teniendo poderes sobrenaturales desde el siglo XIX. También que casualidad, el primer espíritu que se encuentran ¡va y les conoce! Se nota que antes el mundo estaba mucho menos poblado que hoy en día…
En ese momento, visto que aquello era un cachondeo, el chaval de 11 años y yo les dijimos que sí podíamos meternos en el círculo. Le preguntaron al ”espíritu” y evidentemente dijo que no. Cuando pregunté por qué, las chicas no le dejaron hablar al supuesto señor del siglo pasado, simplemente nos dijeron que “no teníamos fe”. Me parece que me oyeron cuando le dije a mi amigo “cuando nos metamos haz fuerza hacia abajo con el dedo, ya verás lo que pasa”.
Pero no hizo falta que me metiera en el círculo para desmontar la pantomima que había ahí montada. Después de mi intento de meterme, cuando ya estaban entrevistando a otro espíritu, ¡el vaso se les volcó!, y las chicas en seguida lo pusieron en su sitio gritando histéricas ”¡os he dicho que no hagáis fuerza con los dedos!”.
Lo triste es que, a pesar de esto, cuando acabamos la sesión, muchos de los participantes seguían creyendo que aquello había sido real. Y además ocurrió una casualidad que a mí me pareció tremendamente divertida, pero muchos la utilizaron para auto-convencerse de la presencia de espíritus. Para que veáis que, aunque era evidente que no había ocurrido nada paranormal, hay quien se niega a ver la verdad.
A mitad de la sesión de espiritismo ( no al comienzo cuando el ”espíritu” hizo acto de presencia, que eso si que habría sido acojonante de verdad), los perros del campamento se pusieron a ladrar como locos, y en la tienda de al lado, que sabían que estábamos jugando a la ouija y donde iban a dormir esa noche los que no querían participar, se pusieron a gritar como si se les hubiera aparecido la Muerte en la tienda. Nos metimos en seguida en las camas a hacernos los dormidos y bajaron los monitores alarmados preguntando que pasaba. Cuando se fueron volvimos al tablero porque, según las chicas, el espíritu seguía suelto en nuestra dimensión.
Después de aquella sesión, nadie sufrió ninguna posesión extraña, nadie murió en extrañas circunstancias durante el campamento y, a día de hoy y que yo sepa, ninguno de los que estuvimos allí hemos muerto o acabado en un psiquiátrico encerrados en una habitación susurrando ”no puedo dormir, el señor del siglo XIX me come”.
Por favor os lo pido, si no ha sido suficiente esta entrada para convenceros, no perdáis la oportunidad de participar en una sesión de Ouija y ver con vuestros propios ojos la gran mentira que es. Sugerir de paso que se haga la sesión sin poner los dedos encima, a ver que excusa os dan esta vez para que si que tengáis que ponerlos.

Fuente: Blog “Alita de Pollo”

Totalmente de acuerdo en que la ouija es una farsa, pero mi experiencia fue mucha más reveladora que la tuya. Cuando yo contaba con 14/15 años (debe ser la edad tonta, jaja) hice la ouija con un amigo intimo, solo los dos. Hicimos la ouija en un folio y usamos una moneda en vez de un vaso. Pues bien, tras un proceso inicial de concentración en el que tienes que visualizar como un pequeño agujero negro entre un fondo blanco se hace más y más grande hasta que entras en el, empezó a moverse la moneda. Lo curioso es que en este caso eramos dos y ninguno la estábamos moviendo de manera consciente. Empezamos a hablar con algunos espíritus y resulto que uno de ellos era el abuelo de mi amigo. Al hacerle este una pregunta sobre el color de una manguera que usaban para regar en el pueblo el jardín, de la cual yo desconocía la respuesta, la moneda contesto correctamente “verde´´ Mi amigo se emocionó y yo en verdad no moví la moneda. Hicimos más tarde la prueba con un familiar mío fallecido, y el resultado fue el mismo. Mi amigo no conocía la respuesta y sin yo mover la moneda esta contestaba correctamente preguntas íntimas. Realmente no estábamos asustados, más bien entusiasmados. Pero éramos bastante inteligentes y nos preguntamos, ya terminada la sesión de espiritismo, si podría ser que la moneda la moviesen nuestro subconsciente de manera involuntaria (lo cual por otra parte resulta sorprendente de por sí). Así que nuestra prueba fue repetir la sesión con preguntas de las cuales ninguno de los dos supiéramos las respuestas pero que pudiéramos averiguarlas preguntando a nuestros padres o mirando una foto… y al hacer esto el resultado fue nefasto, jajaja. Ninguna de las respuestas que nos dieron nuestro presuntos familiares muertos acertaron. La conclusión era obvia, la moneda o vaso o lo que se use se desplaza por nuestro subconsciente y todas esas personas que dicen haber vivido sucesos extraños después de una sesión seguramente allá sido por autosugestión pura y dura. Nosotros al descubrir esto recuerdo que orinamos el folio donde hicimos la ouija y más tarde hicimos una invocando a satanás y mirad, no nos ha pasado nada!! Un saludo a todos y haced la ouija si os apetece, puede ser divertido!

Fuente: comentario en blog “Alita de Pollo”

La teoría de la acción ideomotriz tiene mucho sentido, el vaso puede moverse por la acción involuntaria de los dedos, el nerviosismo de los participantes puede alterar sus nervios y al hacer presión con sus dedos el vaso puede moverse. Otra de las críticas es que el vaso al moverse involuntariamente formaría palabras incoherentes, y ¿Por qué en muchos casos el supuesto espíritu llega a responder con palabras coherentes? Porque el supuesto espíritu puede tener un cómplice entre los participantes que mueve intencionalmente con los dedos para hacerles creer que han contactado con alguna entidad, tiene sentido, dado que la mayoría que participan de este ritual lo hacen con cierto temor que no sentirían si hay alguien que mueve el vaso adrede.
Sobre los efectos de la Ouija, como los ataques, resulta increíble que solo sucede en jóvenes menores de 20 años, estos ataques sicóticos pueden ser producidos por la auto sugestión, psicóticos, o paranoia,  no existen espíritus algunos sobre su cuerpo, este problema puede ser resuelto con terapia psiquiátrica.


Para creer en la ouija hay que estar seguro de la existencia de entes paranormales, si realmente existieran, estos espíritus no necesitarían de ninguna herramientas especial para comunicarse con los vivos, si son tan poderosos para poseer a sus víctimas ¿Por qué necesitarían de una simple tabla con letras? Lo podrían hacer con el televisor como en la película “Poltergeist”, con la radio o cualquier otro instrumento.  ¿Por qué no prueban jugando sin tocar el vaso? Hagan sus preguntas y con toda seguridad ese vaso nunca se moverá, hagan el intento.
Está claro que la ouija no es más que un pedazo de madera tallado que se ha hecho comercial, cada vez que alguien la utiliza, no gana el supuesto espíritu realmente, gana quien la vende porque hace dinero con los ingenuos que creen en ella.

8 comentarios:

  1. yo jugue con unos amigos y no paso nada ,lo intentamos hacer con los dedos al aire y seguia sin pasar nada ES UN TIMO

    ResponderEliminar
  2. yo quisiera jugar una ves mas para comunicarme con mi ermano de 15 años porque el murio hace un tiempo yo ya me comunique una ves con el y com una tia fe un viernes 13 deseptiembre

    ResponderEliminar
  3. El que cree en la oiuja verá que no pasará nada bueno ni malo, todo será psicológico, y el que no cree, igual puede jugarlo porque no le afectará en nada

    ResponderEliminar
  4. es verdad que no pasa nada?? yo estoy temerosa de estos juegos de los cuales afirman que son "macabros" y me siento mas tranquila pro los comentarios que la desmienten

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Ouija es un mito como todos los demás juegos, es como si entraras de noche a un cementerio, si va acompañado por 4 o 5 personas no percibirás nada en absoluto, pero si eres guardián y te toca hacer tu ronda sola, si estás llena de temores, angustias y prejuicios pensando en que algo malo te pasará caminando entre las tumbas, el cerebro segrega una hormona que va a tus sentidos de autoprotección, ¿Qué quiere decir esto? Que el mismo cerebro te jugará malas pasadas, empezarás a ver alucinaciones, oír cosas, a sentir presencias que realmente no existen, porque el cerebro te los hace sentir producto del miedo… y cada cosa considerada como falsa percepción la gente muy crédula lo asocia con fantasmas, pero todo está en la imaginación de la persona que se sugestiona por eventos que no existen. Lo mismo pasa cuando la gente trata de jugar a la ouija, se sugestiona. Hay que tener sentido común, no creo en fantasmas, pero si realmente existieran espíritus malignos, demonios o como se llamen, y estas tienen el poder de poseer a su víctima ¿necesitarían de una estúpida tabla común y corriente hecha por un simple carpintero para comunicarse? Es absurdo, yo pienso que más miedo hay que tenerles a los vivos como a los terroristas, delincuentes, psicópatas, asesinos, y violadores que si son capaces de matar.

      Eliminar
  5. jugar la ouija es malo por que ta invocxando cosas malan es un inrespeto a dios

    ResponderEliminar
  6. Prometeo, yo le tengo más miedo a las Reformas de Enrique Peña Nieto y a su papa Salinas de Gortari, que son los verdaderos angeles del infierno en México. Lo peor de todo es que hay gente tan creyente en esos entes de porquería que no necesitan de una tabla de madera para angustiar sus almas, sino una cubeta de leche y500 pesos para vender al diablo al País y sufrir muchas generaciones entrantes en el averno.

    ResponderEliminar
  7. sabe ayer jugaron mi papa y mi hermana, y ellos le hicieron una pregunta de que si alguien de los que estábamos cercas de ahí iban a morir y el responde si, después dice quien y menciona mi nombre mi herma le pregunta fecha y solo dice el año y el mes osea en este año del mes de septiembre la verdad yo nos soy muy creyente de esto pero ayer si me asuste un poco, ustedes que opinan yo creo que solo dios sabe cuando te vas de este mundo, pero como nunca lo he jugado pues no se que pensar si estoy asustada porque no se que pasa, pero tampoco quiero enfocarme en los meses que suspuestamente me quedan de vida

    ResponderEliminar