viernes, 11 de octubre de 2013

Te quiero de mil formas

Desde que te conocí
mis sueños ya no están en mi cama.
Ya no sé dormir
porque mis pensamientos
están detrás de ti.
Me doy cuenta que te quiero
y de eso tengo miedo
porque dejo de quererme a mí mismo
para quererte a ti mucho más.

Por ti perdí mi fe
porque ahora solo creo en ti.
Eres mi credo, mi copa y mi vino
en nuestra misa de encuentro.
Contigo perdí mi identidad,
cuando escucho tu nombre contesto
porque siento que estás en mí.

Me quitas la razón
y me llenas de ilusiones a cambio,
mas eso no me importa.
Te quiero de mil formas,
te quiero cuando te beso
y disfruto de tus labios que saben a amor.
Te quiero al abrazarte
porque tú buscas ayuda y yo te protejo.
Te quiero al cuidarte, no soy médico
pero me gusta curar tu fiebre con caricias.
Te quiero al defenderte de los enemigos,
hipócritas y de los cínicos;
mejor que me hieran a mí y no a ti.
Te quiero al acompañarte, estar a tu lado
es un privilegio que tú me has dado.
Te quiero hasta cuando discutimos,
no importa de quien es la culpa,
porque la reconciliación
es lo más hermoso entre los dos.
Te quiero en la cama
donde te entrego todo de mí
sin medida y sin reservas,
con pasión y ternura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario